Centro Afroperuano de Cultura y Pastoral
Parroquia Ntra.Sra. del Carmen - Chincha

Pastoral afroperuana

 


Pastoral afro peruana - historia
 

 La presencia afro en Perú hasta la década de los ’80 no era poco valorizada.  En varias ocasiones se manifestó el deseo de personas de iglesia de hacer algo más con relación a los afro peruanos. Una de las reuniones mas significativas se realizó en mayo de 1995 con representantes de iglesia en particular misioneras y misioneros combonianos, y de algunas organizaciones afro..
1989. Elías Millares, párroco de San Lucas (que fue motivado a interesarse de su gente, por parte del secretario de la Nunciatura, originario de Burundi), participó al III EPA a Portobelo Panamá 1986), junto con José Luciano Franco. Se motivó, pero mas tarde se fue alejando también por las criticas y dificultades de parte de personas de Iglesia, inclusive sacerdotes y superiores. También José Campos Dávila estuvo en el encuentro ecuménico de teología afro en Cartagena en 1989.

Una delegación de Perú llego al VIII EPA realizado en Salvador Bahía en el año 2000, P. Ronald Gogin y José Capos Dávila, que al finalizar el encuentro postularon Lima como sede del IX EPA y lo consiguieron para el año 2003, habiendo aceptado el obispo de El Callao Mons. Irizar, ser el anfitrión. Fue una ocasión excepcional para animar a la iglesia local, aunque no se aprovechó la oportunidad como se esperaba. Además observa un líder afro “Cierta divergencia entre los coordinadores atrapó no solo el proceso del Encuentro, sino también el post-Epa, ya que por ejemplo las Actas no salían, a pesar de las instancia de los participantes y del mismo CELAM-SEPAFRO. En algunas ocasiones un obispo afrodescendientes, Mons. Carlos Mejía, celebró con los afro, pero un líder negro observó “no es parte del movimiento”. Y añadió : “La pastoral afro no tiene local. No es gente activista. Solo hacen misas afro”. Todo esto no quita el mérito a la personas de Iglesia que se han comprometido con la causa afro.

En la actualidad la pastoral afro en Perú  tiene como referente al grupo de P. Ronald Gogin (reconocido también por varias organizaciones afro), que vive y trabaja en una parroquia del barrio Comas de Lima. Tienen sus reuniones mensuales y algunas actividades de estudio y difusión de la cultura afro, junto con unas misas afros en fechas especiales.

Carlos López del Grupo Cimarrón, resaltó que la Pastoral afro participó como un miembro más de del “Foro Afro peruano”. Dijo que “además del grupo del P. Ronald Gogin, hay otro grupo de pastoral afro en el  Callao. Hace dos años estuve en una misa afro. Ahora no se lo que ha pasado. Por lo que se no existe una relación de la Iglesia con las organizaciones afro”. No han faltado dificultades, incomprensiones y hasta enfrentamientos entre grupos afros y sacerdotes.

Para Alberto Méndez de la organización ‘Todas las sangres’ la pastoral afro peruana no incidiría más de tanto en el camino del movimiento negro en Perú.: “Podría apoyar sobre todo en los social y cultural. Pero algunas tendencias actuales en la iglesia peruana no hacen caso de las necesidades del pueblo afro”.

Respecto al IX EPA, celebrado en Lima del 10 al 15 de febrero de 2003, inicialmente despertó un tema sobre la invisibilidad del negro que ayudó mucho a la reflexión. Era la primera vez que  las ONGs y otras instituciones veían que la Iglesia tenía interés por el negro. Sin embargo, fueron los laicos (ONGs) quienes continuaron con este trabajo. De las conclusiones del EPA, las cuales estuvieron a cargo del Callao, en la persona del P. Víctor Torres, no se han publicado. Circulan los resúmenes de Ecuador, pero nada más.

Los Misioneros Combonianos, son los que desde su carisma, más que como una pastoral organizada desde la diócesis, apoyan estas iniciativas y las promueven, actualmente con el programa conociendo a África; de hecho siempre están disponibles cuando se les pide apoyo. En el EPA de Lima hubo mucha gente de la zona costera que participó, pero actualmente todo se ha concentrado en la capital. Después del evento del EPA, no hubo personas que quedaran disponibles para seguir trabajando en este sentido. Por parte del clero no hay mucha sensibilidad.  Pero se nota que hay personas adultas y también jóvenes, negros interesados en el tema y esto, pues, garantiza la continuidad del proceso.

 


¿Qué se podría hacer para fortalecer el camino de la pastoral afro peruana?

Ante todo buscar alianza con cada grupo y persona que de alguna forma esta vinculada con la pastoral afro: el Equipo de P. Ronald, el Equipo de El Callao, un delegado afro de la Confraternidad de San Martín de Porres y otro de la Confraternidad del Señor de los Milagros, los estudiantes de teología y filosofía de los Misioneros Combonianos, las misioneras combonianas y en especial al equipo pastoral de El Carmen, distrito de Chincha. Donde sea posible es necesario vincular oficialmente la iglesia local al proceso, por ejemplo solicitando a los obispos más sensibles el nombramiento de un encargado de la pastoral afro. Sería útil reunirse por lo menos una o dos veces al año para ver el trabajo de cada quien y luego ver como ayudarse y animarse los unos a los otros. Se trataría sobre todos de un trabajo de presencia participativa en las reuniones y actividades de las diferentes organizaciones y ponerse a disposición por lo que les pidan y siempre que sea según el espíritu de la iglesia y sus reales posibilidades.